Cuando ví  esto me quede anodadado, no sabía si era real o mi imaginación.

Pues era bien real, a veces la naturaleza es caprichosa y crea estos reflejos que no sabrias decir si es pintado o no.

Pero ahí estaba yo, en ese momento preciso, nada mas que decir; solo dar las gracias a la naturaleza por regalarme estos momentos tan mágicos y ahora quiero yo que los difrustéis conmigo.